Traductor

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Widget ofrecido por www.ayudaparamiweb.com
Mis pequeños soñadores ♥

Mis pequeños soñadores ♥

jueves, 17 de marzo de 2011

Día 12 ~ La persona que más daño me hizo

Con frecuencia nos quejamos del daño que nos hace la gente, culpamos casi siempre al resto de las personas, a terceros y los hacemos cargo de nuestras desgracias, de nuestros males. Pero ¿nunca nos pusimos a preguntar si el daño que nos hacemos a nosotros mismos no es igual o mayor? Tal vez no son los otros los que nos hacen daño, sino que somos nosotros los que nos lastimamos. Las personas son como espejos, vemos en ellas nuestro reflejo, con actitudes positivas y negativas. Y entonces creemos que son los otros los que nos dañan, cuando en realidad no somos más que nosotros.  Usamos palabras inconscientemente tratando de degradarnos tras un error cometido, y nos olvidamos que somos humanos, que el sentido de equivocarse es aprender, y que no somos seres capaces de no cometer errores. Y no digo “no somos perfectos” porque creo que cada uno de nosotros, es un ser totalmente perfecto, a su manera. Por eso creo que si hay alguna persona que me hizo daño, no fui más que yo misma.  Los pensamientos que tenemos sobre nosotros mismos a veces pueden ser horrorizantes. A veces nos fijamos más en querer y aceptar al resto, que nos olvidamos de nosotros mismos. Mucha gente no le da la verdadera importancia al aceptarse y amarse como es uno mismo. Algunos piensan que eso los haría ser una persona egocéntrica, engreída, o hasta narcisista. Pero personalmente no creo que sea así. A veces nos quejamos porque decimos que las personas que tenemos a nuestro alrededor no nos hacen felices. Pero ellos nunca podrán hacerte felices, porque ¡la única persona que puedes hacerte feliz eres tú! Nada más que ti te conoces como nadie en este mundo. Sabes a la perfección las cosas que te gustan, y las que no. Sabes qué es lo que te hace sonreír, sabes cuales son tus sueños, tus verdaderos sueños, aquellos que tal vez nunca se los has contado a absolutamente nadie. A veces pienso que el mundo sería mejor si cada uno de nosotros nos amaramos y aceptarnos como somos a nosotros mismos. Todos somos hermosos y perfectos. Pero no todos somos iguales, porque en cuanto a la perfección y la belleza no existe un parámetro que diga como es que debemos ser. Me llevo mucho tiempo darme cuenta de esto, muchas lagrimas, mucho sufrimiento. Me pareció un poco descabellado al principio, no lo niego. Pero hoy, después de muchos “lavados de cerebro”, de sacarme esa telita que tenía frente a los ojos, de abrir mi mente y mirar para mi costado con los ojos del corazón, me doy cuenta de lo importante que soy, y de todo el daño que me había hecho a mi misma sin motivo alguno, solo porque estaba ciega. Ciega de ideas absurdas, que no salían de una mente en buen estado. Pero  poco a poco voy curando yo misma mis heridas, y voy dejando atrás todo ese mal que me hice. Y no espero que venga alguien a sanarme, ni que un príncipe azul me rescate, porque se perfectamente que la persona que puede hacerme feliz, soy yo misma. Porque aunque sí necesito de las personas en esta vida para dar amor, la única persona que puede sanar algo, fue la misma que lo rompió. Del mismo modo de que muchas veces la única persona que te puede hacer calmar, fue aquella que te hizo llorar. A veces tendríamos que dejar de culpar a las personas, y mirar más hacia dentro de nosotros y ver si estamos haciendo algo mal, y si lo detectamos, arreglarlo. Eres perfecto, y hermoso a tu manera. Y debes aceptarte y amarte por lo que sos, porque el corazón, no tiene ojos, tiene sentimientos. Perdonarse por todo el daño hecho, y empezar de cero. Amigándonos con nosotros mismos. No es fácil, y tal vez no se pueda lograr de primera. Tal vez recaigas, una, dos, más veces. Pero el hecho siempre está en levantarse tantas veces hayas caído, y seguir, luchando por tus sueños, queriéndote, y recordando que las cosas simples de esta vida, son las que más felices te hacen. Viviendo, siempre, con esperanza…




9 comentarios:

  1. Dios precioso me gusta tu manera de escribir!

    Saludos
    www.sinboli.com

    ResponderEliminar
  2. me encanto la entrada, es tan cierto, sobre todo aquello que dice que tal vez nosotros mismo nos dañamos de maneras peor,

    un beso!

    ResponderEliminar
  3. OOOOH ME ENCANTA TU BLOG Y TU TEXTO!! :D
    UN BESAZO DE:



    http://gritosdeeuforia.blogspot.com/
    ♥♥♥♥♥♥♥♥♥¡¡¡SUERTE!!!♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥

    ResponderEliminar
  4. WOW ! muy lindo & totalmente cierto , tienes 1OO% la razon ;)

    ResponderEliminar
  5. Melo: Muchas gracias por comentar! Un beso grande :)

    ResponderEliminar
  6. Romi: Muchas gracias! Es que en realidad, eso es lo que viví muchas veces, y si tengo que sacar un aprendizaje de la vida, sin duda sería eso. Un beso grande!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Laura!! Tu blog tiene mucha buena onda! Un besote grande! ♥

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Laura!! Tu blog tiene mucha buena onda! Un besote grande! ♥

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Jonally! Un besote grande :)

    ResponderEliminar